Blanco para tiro con aire comprimido (contenedor)

// septiembre 20th, 2011 // Objetos geniales, Tiro

Faltan menos de 12 horas para la llegada de la Primavera. Si bien algunos podrán decir -y no sin algo de razón- que en estos tiempos de calentamiento global y pre-apocalipsis maya los cambios de estaciones no tienen la misma importancia que antes, la verdad es que el ser humano es un bicho que mueve sus gelatinas en base a símbolos… Es un animal simbólico, con perdón de la palabra, y el 21 de septiembre es, al menos para los habitantes del hemisferio sur, un día cargado de simbolismo.

Uno de los mejores tres días del año, según el calendario de Epimundo… Y por aquí estamos todos contentos, esperando de brazos abiertos la temporada de pileta, los días soleados estilo Paperboy, los vasos de limonada y hielo, la pulsión gastronómica que nos obliga a encender un fuego de dos carbones y medio para cocinar medio paty… Todas esas imbecilidades que para nosotros los adultos que nos negamos a participar de toda esa farsa gris y llena de ansiedad y mierda (que algunos llaman “la vida real”) son lo mas importante del mundo.

Hoy es un buen día para inaugurar la nueva sección de Epimundo dedicada al noble arte del Tiro. Pero tranquilos: No le dedicaré ni un segundo de mi vida de bloggero a las armas de fuego. Todo lo que aquí verán será, dentro de lo posible, “legal”… o al menos “bastante legal”. Testearemos armas de juguete (tipo Nerf), catapultas, gomeras, marcadoras de Paintball y rifles de aire comprimido (como en este caso). Porque a todos nos gusta disparar, y el que diga lo contrario MIENTE.

Bueno, al grano:

Disparar con aire comprimido es cool, y eso está fuera de discusión. El problema son los balines, ya que la mayoría de nosotros -digo, los lectores y redactores de Epimundo- no viven en el medio del campo y por lo tanto tienen que lidiar con rebotes indeseables (y hasta peligrosos) daños a la propiedad privada, etc. Si a eso le sumamos la incomodidad que resulta el tener que juntar todos los balines disparados (y abollados) del piso -y es que a veces se dispersan por todos lados!-, la actividad corre riesgo de irse al tacho. El ser humano será todo lo simbólico que queramos, pero mas que nada no le gusta que le rompan las pelotas… y limpiar a cada rato Rompe Los Huevos.

Así que estimado lector: Si vives en ciudad (y ni que hablar si vives en un departamento!) y eres aficionado al inofensivo y jodón arte del tiro con rifle o pistola de aire comprimido, lo que debes hacer es confeccionarte un blanco “contenedor” de balines. Yo me lo hice con unas maderas que tenía sueltas por ahí (y por ello quedó un poco desprolijo, aunque funcional!), pero si te sobra algún cajoncito de madera, tienes la mitad del trabajo hecho.

Basicamente de lo que se trata es de confeccionar un cajón -muy similar a los que uno puede encontrar dentro de… bueno, dentro de una cajonera- o reciclar uno que ya no estemos usando (son ideales los cajones de los bajo mesada de la cocina, donde se guardan los cubiertos) reforzarle -clavándole otra plancha de madera dentro- el piso (es decir, donde van a golpear los balines una vez que paremos el cajón) y luego clavarle con un par de tachuelitas un cartón (yo elegí corrugado, mas puede ser de cualquier tipo, supongo) en la parte donde el cajón está abierto, cerrándolo…

Yo le puse un ganchito de esos que se enroscan en la madera (haciéndo muchísimo esfuerzo y casi cagándonos en el proceso) para poder colgarlo de la pared en caso de ser necesario, pero es opcional. Repasando: Un cajoncito de 40x40x12 cms (pueden ser otras medidas, pero para que tengan idea de la proporción… tampoco es necesario que sea tan cuadrado, puede ser rectangular) con una de sus caras reforzada por dentro con una capa extra de madera, y con un cartón de 40×40 clavado en el frente, cerrándolo por completo. Sobre ese cartón van a pegar el blanco, impreso en papel A4. Yo elegí este:

Pero en MyTargets.com van a encontrar unos cuantos, incluso algunos bastante interesantes para tiro a distancia (con cálculo de parábola del proyectil).

Hace falta que explique algo mas? Los balines atraviesan el papel, el cartón, golpean contra la madera que usamos para reforzar la base (también se le puede poner una chapa, no muy gruesa… Yo me decidí a usar todos los materiales que tenía en mi casa, pero depende de las posibilidades de cada uno… Otra opción interesante es meterle un pedazo de colchón o de almohada que rellene por completo el cajón… opción ideal para los que viven en departamento y necesitan hacer el menor ruido posible), rebotan y caen, sin salirse en ningún momento de nuestro artilugio.

Pisos limpios, cero riesgo de rebotes peligrosos, escaso ruido… Realmente vale la pena.

Acabo de testearlo, y el resultado no puede ser mas satisfactorio. Todo parece indicar que tengo la mira desviada hacia la izquierda (como el rifle de Nelson, en Los Simpsons) pero esa es otra historia. El contenedor de balines muertos funciona a la perfección.

Una vez que nuestro cartón (y nuestro blanco) se llene de agujeros, solo nos resta cambiarlo, sin grandes costos monetarios: Una simple impresión (o fotocopia) y una caja que nadie use.

Seguí a Epimundo en Twitter (followeá y serás retribuido)

Related Posts with Thumbnails
Share
blog comments powered by Disqus